lunes, 3 de junio de 2013

Rosas floreciendo

Pero te enredas en mi boca mientras me llamas "señorita Mentirosa" al oído; ves mi lengua revolverse inquieta entre los huesos de mi boca. Oh, deseas abrir mis puertas del infierno y desconectar mis cables de colores para apagar mis sentimientos. Recoges los pétalos de flores de mi pelo con tus labios impregnados de veneno. Tras romper la aguja del minutero, somos animales fieros. Clavo las uñas en tu carne, clavas tus dientes en mi piel. Y la sangre brota de mi boca como leguas de rubíes, como rosas floreciendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario