miércoles, 24 de abril de 2013

A Suicide's Paranoia

Tengo dieciséis años. Y desde que me has dejado, no sabes cuánto he crecido, cuánto he madurado. He crecido lo suficiente para saber que todo ha sido culpa mía, que me debería haber callado, porque sé que me has querido de verdad. He madurado hasta el punto de saber que nunca lo hemos intentado de verdad. Nunca. Hemos salido y hemos sido egoístas el uno con el otro, pero, he de decir que fue bello. Y creo que los buenos cuentos, las buenas historias, las cosas bellas, deben repetirse más de una vez. Yo… Sinceramente, te echo muchísimo de menos, no tienes ni idea de cuanto. Yo nunca te he pedido que me ames, me valía con que confiases en mí, con ser poco más que tu amiga, que me dejases amarte. Me has amado de verdad. Y sé que en el fondo lo sigues haciendo, aunque no te des cuenta. Necesito intentarlo de nuevo, pero con madurez. Quizás sea una paranoica, pero necesito intentar hacerte feliz, intentar llevarte un poco de calma y paz, darte un poco de mi luz. Necesito todo eso. Te necesito a ti. No sé si te das cuenta, de que me da igual lo que los demás piensen. Sólo me importa lo que pienses tú de mí. ¿Que hay de malo en amarte, en salir contigo? ¿Que tengo yo de malo? Necesito empezar de cero contigo, ser adulta contigo. Quizás sea egoísta. Pero, realmente te necesito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario