viernes, 29 de noviembre de 2013

Algodón de azúcar

Soy un chicle saboreado en tu boca; el algodón de azúcar que hay en tu vida. No soy tan empalagosa como esas chicas con olor a vainilla; sé como ser amarga, para ello desprendo mis lágrimas sobre el café y sabré igual que el regaliz negro. Quien sabe si hoy amanezco en una tienda de caramelos o en una mala calle. Debo corregir mis matices erróneos según tu lista (más azúcar, más espesor, más color, mejor vida...); pero ya me he cansado de tanta perfección. Tírame o libérame, pero no quiero seguir en tu vida de pesadilla y obseso maníaco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario