jueves, 16 de mayo de 2013

Pequeña mentirosa

Atrapada en la telaraña, veo aparecer el veneno de tus mentiras. Huelen dulce pero sé que en cuanto toquen mi piel, su ponzoña me hará daño. Son tentadoras pero queman, opto por la tortura de recorrer el escarpado camino de la sinceridad, mal que te pese. No soy otra pequeña mentirosa, soy la mujer nuclear que huyó de tus dardos envenenados. Y aunque esté atrapada en tu trampa mortal, sé que mis huesos se afilarán y podrán cortar cualquier hilo que manejes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario