lunes, 24 de junio de 2013

La sociedad está podrida

La sociedad está podrida: el dinero es lo único que importa, el sexo ha perdido sentido y nos hemos convertido en máquinas que fingen sentimientos para obtener beneficios. El miedo y la muerte campan a sus anchas por las calles grises de la ciudad, otro engendro contaminando la empobrecida mentalidad ciudadana. Tu casa, tu trabajo, tus amigos, tu música que tanto te gusta, tu vida... todo tiene precio, le ponen precio a nuestras cabezas como al ganado. La televisión cantando nanas a nuestro cerebro desde pequeños para adormecerlo y para creer cuanto la maldita pantalla diga; nosotros le hemos dado ese complejo de mesías. Las persecuciones ideológicas y las cazas de brujas no son tan lejanas a nuestros días; las religiones asentadas en las cúpulas sociales son hipócritas pues buscan la paz pero patrocinan la guerra y ven enemigos donde no les hay, pero quien tiene la palabra decisiva son sus textos sagrados malinterpretados, a los que se aferran una y otra vez como excusas. El premiar la ignorancia debería de parecer algo repulsivo a todo el mundo; sin educación eres más fácil de manipular. Pero somos tan confiados y pasivos... Acabamos creyendo lo que dicen los políticos corruptos porque es más sencillo que levantarse del sofá y salir a la calle a luchar por tus derechos robados.

A veces desearía gritar con toda mi alma lo mal que está la sociedad, la sociedad tiene un cáncer incurable e imposible de extirpar si no cambia su mentalidad actual. Quemar todos los periódicos que cuentan mentiras y maquillan las verdades, la falta de información y formación abunda. Hemos dejado a un lado los valores humanos y nos hemos prostituido por dinero; hemos prostituido nuestros actos, sentimientos y trabajo por dinero.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando dices hemos perdido...o nos hemos convertidos, es que siempre hemos sido así, solo que ahora con un poco más de libertad, emerge nuestra verdadera naturaleza . Y el dinero no tiene la culpa, la economía surge de manera espontanea. El sistema no es el culpable. Somos nosotros los seres humanos que transformamos todo en un error. Me motiva saber que aún existen personas que tienen una mente critica y pueden ver que las cosas no están bien.

      Eliminar
    2. Cada persona tiene su manera de ver el mundo, y aquí yo he expresado la mía. No puedo decir que sea cierta o falsa, es simplemente una opinión. Me alegra que haya gente que lea estas entradas tan antiguas.

      Eliminar