viernes, 8 de marzo de 2013

El Desierto de Sal


No puedo soportar tu mirada de cristal, tan vacía y rota. Me siento culpable de todo esto, me siento como el desierto de sal que hay en tu boca, como las rocas que hay en tu corazón roto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario