martes, 5 de marzo de 2013

No Voy a Volver

Y cabalga sobre el negro corcel cual amenaza diabólica, con la espada llameante. Te acercas con esa quietud extraña y mi boca sangrante ya no puede más. Por poner un rosario perlado en mi boca no me vas a resucitar. Por muchas jeringuillas de sangre que me inyectes no voy a regresar. No voy a volver. Es otro día que no podrás salvarme. Lo siento. Toda la mierda y toda esta presión pueden conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario