martes, 5 de marzo de 2013

A Dos Metros Bajo Tierra

Para rosas, las rosas rojas de tu pelo. El fuego está marcado con carmín en tus labios. Me muero por poder morder tu boca. Me muero por ser brisa, brisa que ondea tu pelo. Porque aunque hoy vistas con encajes blancos, aunque estés celada en un hospital privado, aunque seas la dama inestable mentalmente sigues luciendo hermosamente cual femme fatalle, para mí sigues estando hecha de mármol y coral. Y te inyectas algo más de vida y delirios con cada jeringuilla, algo más de alucinaciones para tu sufrida vida.
No te preocupes, amor mío, pronto estarás a dos metros bajo tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario