miércoles, 20 de febrero de 2013

Rosal Lleno De Espinas

¡Maldigo mil veces ese rosal lleno de espinas!

Sólo tocarlo, desearlo, acariciar su cáliz y sus pétalos negros y la sangre comienza a brotar de mis dedos. Pensar que la única historia de mi vida es una tragedia y su punto final mi muerte, me arranca las lágrimas de la retina, pero ese olor es tan dulce, tan extravagante, atrayente, nefasto y prohibido...  que ya le estoy entregando mi corazón ensangrentado; y leguas de rubíes manan de mis venas para regar ese rosal lleno de lágrimas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario