lunes, 4 de febrero de 2013

Otro Amanecer


Observo cada amanecer, dudosa de si volveré a ver otro. Es esa maldita duda la que se come mis horas. La duda de no saber que ocurrirá, la que penetra en mi cabeza hasta llegar al cerebelo. Esa duda, que se come mi reloj vital. Y yo la combato con grandes bocados a su propio corazón artificial. Bocados que traen otro amanecer con otro punto de vista. Otro amanecer totalmente diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario