lunes, 21 de enero de 2013

Do you know? You know I love you so.

Mis lágrimas te llaman, ¿pero tú no oyes? Estás sordo y cegado. ¿Me dejas ser tus ojos? No, no quiero saber que repugnancias hay. Pero... he dicho que no.

I miss you.

Y día tras otro, así, frente al espejo, una lucha entre mi corazón y mi cabeza, entre lo que quiero y lo que debo hacer. Y tú, asomándote cada vez a mis ojos, más me confundes. Vas y vienes como un pájaro libre con una libertad condicional.

I love you.

Y cuando llegas me abrazas, me consuelas, me amas instantáneamente, me das tu amor con fecha de caducidad. Me besas, me acaricias, me dices lo mucho que he crecido y lo guapa que estoy ese día. Me meces entre tus brazos, me susurras que sueñe. Se hace de noche y tocas para mí; luego hacemos el amor, despacito, como a mí me gusta. Pero llega el amanecer y con él, mi pesadilla.

I can't let you go.

Y ya no estás, te has marchado, desapareces de mi lado de nuevo. Se desata el dolor a pesar de las cadenas que le pongo, aunque ya debería de estar acostumbrada a ello. Pero me cuesta tanto oír tus pasos y seguirte, porque es tan duro dejarte ir...

Te sigo amando, pequeño. Incluso cuando mi cabeza me domina lo sigo haciendo, pero a escondidas. Así seguirá siendo de por vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario