jueves, 10 de enero de 2013

Anoche


Te extrañé en la noche... cuando había gotas de sangre y esquirlas de hielo en el suelo de madera quemada... estaba sola, llena de candelabros y oscuridad, la ventana estaba rota los cristales cortantes alrededor de mis pies como lluvia salada y ácida. Creo, que anoche el cielo se rompió en pedazos, mientras yo seguía estando envuelta en un revoltijo de sábanas, deseando un poco de tu calor, tenía mucho miedo, pero tú no estabas para decirme que no me asustase, que no pasaba nada... 
Pero mi valentía se esfuma como polvo... y me siento como la niña pequeña e insegura que soy... 
Pero tú estas ahí para recordarme que la vida es un arco iris y que tú me haces sonreír.



No hay comentarios:

Publicar un comentario