martes, 11 de diciembre de 2012

Otro Campo Minado Llamado Amor (Parte I): Días de Guerra


El cielo es el hielo abovedado del mundo,
Las estrellas son las llamas de algún mechero
Que hace arder esa bola de cristal en la que vivimos.
Nosotros estamos ahí dentro, vivos.
Haciendo grietas en cada hueco de esa esfera.
Jugando a morir, a hacer la guerra.
Pero no somos soldados.
Sólo somos humanos,
Que en algún momento,
Olvidaron su naturaleza
Y acabaron por creerse bestias.
Hemos perdido todo atisbo de humanidad.
Sólo somos animales que se aparean,
Que hacen todo lo posible por ser reyes de la selva.
Ni gritos, ni sangre, ni horror;
Ni siquiera queda hueco para fingir amor.
Esta bola de escarcha y humo nos comprime,
Nos arranca emociones, porque ya nadie gime,
Ya nadie me oye entre tanto copo de nieve,
Entre tanta llama “de la pasión” ardiente
Porque ya nadie sabe,
Quién será el próximo en morir,
Si tú o yo,
Si son días de guerra
O noches de amor.
                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario