viernes, 14 de diciembre de 2012

Muerte de la Luz


Muerte, tortuosa necrofilia placentera;
Veneno, deliciosa morfina envuelta en metal;
Mentiras, escrupulosas verdades maquilladas con vergüenza;
¿Dónde dejaste la guadaña, bella guardiana?
La encerraste en un asfixiadero, ¿cierto?
En un cuarto oscuro, desnuda y dolorida
Por tu paliza masoquista,
Encadenada
Con dulce seda rosada,
Sin vaina
Ni espada;
Buscando en tu propio dolor
Nos engañaste, ¡traición!
Cogiste tu plateada guadaña,
Jugaste a ser mayor,
Y no observaste que cometías un error,
Mi maldito reflejo es el culpable del terror,
¡Mataste a la luz! ¡La maté yo…!

No hay comentarios:

Publicar un comentario