martes, 18 de diciembre de 2012

Collection of little Blood: Walls are tired IV - Autobiography - Mayo Williams


Jajajajajajajajaja. Eso es mi risa malvada. Ya os podéis imaginar lo que he hecho. Provoqué que se le cayera todo el decorado del local mientras ella cantaba. Murió decapitada. Y salieron chorros y chorros de sangre. Y, cómo ya sabéis, la sangre me pone. Y creo  que a David también, porque empezó a meterme mano. Me mola esto de estar en coma, o ser una zombie, o ser un alma olvidada, -lo que coño sea-, pero me mola. David no puede sentir hambre, me lo ha dicho  él, pero dice que puede sentir otras cosas. Y le pregunté cuales y me dijo que no me las iba a decir. ¿Por qué coño no me las quiere decir? ¿Hay confianza, no? Lo vuelvo a repetir: DOY ASCO. Entra otra bocanada de aire. En cinco minutos vuelvo contigo, orgásmico y secreto diario. Si algún día todo esto se publica, cambiaré de nombre, de físico, etc.
Pues sí, han pasado cinco minutos. No tenía mucha hambre, pero bueno. Da igual. Siguiendo con la historia de la muerte de (la zorra de) Sherry, todos se asustaron. Lo sentí mucho por Eric y Matt, que creo que saben lo que está pasando. Llamaron a la policía, y la policía dijo que el decorado estaba mal colocado o algo así, no lo sé. Pero me encantaba la sangre en el suelo. ¿Sabéis que puedo pasarme hora y media describiendo una gota de sangre? (Estoy sonriendo, orgullosa ante ese hecho). Ainns… me aburro. Bueno, volviendo por segunda vez al tema de la pasada noche –era de noche porque vi anochecer en el mundo de los vivos-, descubrí que Sherry era la hermana de pequeña de Alice. [Las dos ahora me parecen putones de bar.] No sé nada más y eso me está poniendo de los nervios. David se quedó mirando a una señora de unos cuarenta y muchos, fijamente y susurró que le sonaba su cara, pero después me negó ese hecho. No estoy loca, sigo cuerda, perfectamente, cómo siempre. Creo que después haré una lista de sospechosos y otra de las cosas que echo de menos. ¡Ah! También noté que David miraba discretamente hacia mi canalillo. Hice como que no lo notaba, por qué sé que el quería jugar a Buscar El Tesoro Perdido De Nueva York (es un pasatiempos que inventé yo, al que jugaba con él. Consiste en que uno tiene que mirarme el canalillo durante una hora o así, sin mirar a otra cosa ni mirar a nadie, sin hablar. Después si aguantaba una hora siguiendo las reglas, yo le daba un premio. Adivinadle.), ¡Ah! También cuando maté a Sherry, les dejé una hoja, una canción (con letra y todo). Creo que Matt y Eric no berrearan. La titulé “There’s Only Your (Our) Blood”. Y es sobre todo esto que está pasando. Ahora que lo pienso… ¿dónde coño estará mi cuerpo? Porque yo no noto como si estuviese aquí, lo siento dormido. ¿Podré soñar aquí? Quiero unas jodidas pinturas y un lápiz. Quiero dibujar, dibujarme. Hacerme un autorretrato desnuda, de mi cuerpo ENTERO cosido. O uno sobre el rostro de David. No, no me apetece mucho dibujar tíos desnudos. Creo que me está viniendo algo a la cabeza. Lo único que hago es pensar en algo o alguien llamado >. Me voy a volver a loca. Me voy a dormir, o algo parecido. Hasta luego.
Con ciertos mordisquitos, MOPH*.

No hay comentarios:

Publicar un comentario