martes, 25 de diciembre de 2012

Collection of little Blood: Take me Home – Autobiography VI



¡Yaaaap! Já. Ese es mi ánimo por empezar otra vez una pequeña parte de mi vida. No, no he recordado más, pero me gustó lo que traía David. Y sus cicatrices del pecho y la de la cadera. Si antes estaba con el ánimo por los suelos, ahora siento que mi ego se alza como nunca lo ha hecho. Qué intriga, ¿eh? Sólo puedo reírme y sonreír al pensarlo. Bueno, ¿sabéis qué era? Una caja de condones. Reíros. Lo estáis deseando. Me estoy riendo, cómo una vieja loca. Resumiendo: Estuvimos follando. Aunque él esté muerto, yo estoy viva, más o menos. Por eso trajo condones. Todavía no me quiero quedar preñada. Soy demasiado joven para esas cosas. No quiero retoños, y si les quisiera, ¿quién me asistiría en el parto? Pues eso. Que es mejor no tenerles. No hago nada más que suspirar y suspirar, creo que ahora estoy depresiva porque quiero follar otra vez, pero me da cosa decírselo a David. No. No voy a hacer nada, si él quiere algo, ya sabe dónde estoy. Creo que estoy oyendo ruidos. No estoy segura, pero no son los típicos ruidos de David. No es David. Joder, sí, me estoy asustando, lo reconozco. Si se me pasa esto, escribiré más tarde, contando lo que ha sucedido. Me acabo de cargar la punta del lápiz.

1 comentario: