miércoles, 26 de diciembre de 2012

Collection of little Blood: Hold It Inside – Autobiography VII

Ya se me ha pasado. ¿Sabéis qué era? Bueno, mejor dicho, quién era. Miss April Fatcat. Es un encanto de… zombie. Me cae bien. Ella también tiene amnesia, y nadie conocido la ayudó cuando murió, pobrecita. Creo que es de Dublín, pero no estoy segura, se lo preguntaré la próxima vez que la vea. Su apariencia es espeluznante, sexy y molona. Cuando estaba viva debía de ser muy guapa. Está llena de cicatrices cosidas pero NO CURADAS, ella hizo mucho hincapié en ese detalle. Tiene el pelo voluminoso, largo y rizado; de todos los colores que te puedas imaginar, pero predomina el rojo y el rosa. Es esbelta y muy pálida. Y viste con cualquier tipo de ropa –de hecho, la ropa que llevo es suya, la había perdido y al verme con ella y escuchar mi historia, (obviamente lo que recuerdo de ella), me la ha regalado- ajustada y sexy. Dice que sus amigos muertos la llaman “Fatcat” porque al morir, inexplicablemente, vio un gato gordo. O la mató un gato gordo. No lo recuerdo bien, pero es muy irónico. Y no recuerda nada más. También cuando se aburre juega a las canicas con sus ojos. Creo que si algún día Miss Fatcat celebra su aniversario de muerte, le regalaré muchas vendas, creo que la ponen mucho. La tengo que preguntar si sabe como regresar atrás (al pasado), si tiene mascota, y las típicas cosas que se le preguntan a los desconocidos simpáticos. Igual era una violadora. O una asesina. O una ladrona. O una enfermera sexy. O… O, ¡O una profe pornosa! Creo que David se asustaría si conociese a Miss Fatcat. Pero es un encanto de chica; digo de zombie. Si aquí se celebra Navidad, la invitaré a cenar. Sí, lo sé, me acabo de dar cuenta, no tengo casa ni siquiera cocina. ¿Cómo coño la voy a invitar a cenar? Sin embargo, ella sí tiene casa, y bonita además. Es una mansión victoriana preciosa. Debe de estar forrada. Creo que pronto la haré una visita. Odio vivir bajo este maldito bosque incoloro ¡Aquí todo es blanco! La hierba es blanca, los árboles son blancos, las flores son blancas, el agua es blanca… Lo único que hay de color somos nosotros y la casa de Miss Fatcat. Le tengo que pedir que me encuentre una casita para mí y para David. Iré a avisar a David de que iré a hacer un viaje en busca de Miss Fatcat, pues no recuerdo por dónde se iba a su casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario