lunes, 10 de diciembre de 2012

Paraíso.


Aquel lugar donde he crecido, llamado paraíso
Corriendo en las calles sin ningún peligro, yendo de una lado para otro, corriendo, encontrándome mundos nuevos cada día. Era feliz en ese raro y solitario lugar. Jugaba a cazar peces, a dibujar en la arena... No necesitaba juguetes para divertirme yo sola. Me encantaba trepar los árboles y sentirme en la cima del mundo. Era agradable sentir el viento en la cara y competir por ver quién era más veloz, me encantaba hacer carreras y al acabarlas soltar carcajadas ante lo ridícula que era la situación, porque es imposible ganar al viento en velocidad. Explotaba de felicidad cuando creaba una aventura nueva. 
Pero luego todo tuvo que acabar, creciendo y haciéndome más madura cada día, teniendo que buscarme la vida y cuidar de otros, mudándonos a otro pueblo... Ya no me podía permitir el lujo de competir contra el viento, de volver a aquel lugar llamado paraíso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario